Noticias

Este es el espacio donde compartir contigo nuestro día a día

Txotx en Semana Santa

12.04.2020 / Actualidad

Antiguamente en las sidrerías de Gipuzkoa la sidra se servía a través de una canilla o grifo situado en la parte baja de la kupela y se cobraba "a tanto" el vaso o la jarra. Cuando la gente iba a una sidrería solo se servía de una kupela y una vez terminado su contenido, se ponía el grifo a la siguiente cuba. Así era el txotx.

Y el txotx-berri era el momento de comenzar la venta de una cuba nueva. Si la sidra era de gran calidad, rápidamente corría la voz y la sidrería se llenaba de aficionados (sagardozaleak) de Astigarraga y alrededores, como ocurrió en Petritegi hace 60 años. Joxepa Goikoetxea y Pedro Otaño, nuestros abuelos, despacharon en dos días una kupela de 3.300 litros y también pintxos de tortilla de bacalao y de txuleta, a 12  y 17 pesetas respectivamente.

Sirviendo sidra al txotx en la década de 1930. 

Esos fueron los últimos años del txotx a la manera antigua en Petritegi, pues en 1962 se empezó a servir la sidra como lo conocemos hoy en día: probando de las diferentes kupelas de la bodega a través del txiri o zipotza, un agujero hecha a cierta altura en la cuba y que se tapaba con sebo o con un palillo de madera. Las sidrerías antiguas estaban desapareciendo ante los cambios de costumbres de la sociedad, pero gracias a la adaptación de nuestros mayores, a su intuición y osadía, la apuesta que hicieron de cambiar el método de servicio tiunfó, y unas pocas de esas viejas sidrerías se convirtieron en el origen de las actuales.


Joaquín Otaño sirviendo sidra en la bodega de Petritegi.

Han pasado 60 años y ahora, como entonces, en Petritegi estamos trabajando para adaptarnos a la nueva situación. Cuando pase la alarma sanitaria, estaremos listos para seguir ofreciéndote lo mejor de nosotros y volveremos a disfrutar en compañía de una rica sidra.

Txotx!

Buscador

¿Qué es los que estás buscando?