Nuestra Historia

Petritegi Caserío-lagar construido a principios del siglo XVI

Josefa Goikoetxea y Pedro Otaño, que dio un impulso a la elaboración sidrera de Petritegi

La sidrería Petritegi debe su nombre al caserío-lagar, el cual se construyó a principios del siglo XVI. Su nombre significa la casa de Petri, y es que hace 500 años un donostiarra llamado Petri De Igeldo (Pedro) dio la orden de construir este edificio tan característico de Gipuzkoa, integrando la familia, la explotación agro-ganadera y la fábrica de sidra en una misma unidad arquitectónica. El caserío se construyó entorno al lagar de sidra, situado en la primera planta del edificio y ocupando gran parte del mismo.

Aunque Petritegi siempre haya sido fiel a su dedicación sidrera, pasaron por aquí diferentes familias hasta comienzos del siglo XX, cuando nuestro tatarabuelo Agapito Goikoetxea compró el caserío, continuando por supuesto con la elaboración de sidra. La propiedad pasó a su hijo Jose Joaquín Goikoetxea, muriendo muy pronto y siendo heredera de Petritegi su hija Josefa Goikoetxea, nuestra abuela.

Conoce Nuestros Productos

Joaquín Otaño el alma mater de la sidrería Petritegi

Josefa fue una trabajadora incansable: además de ocuparse de las labores del caserío, la huerta y la venta de productos en el mercado de San Sebastián, era responsable de la economía de Petritegi, vendiendo la sidra de las barricas a los sagardozales que acudían. Josefa se casó con Pedro Otaño, quien fue representante de la sidrería y dio un impulso a la elaboración sidrera de Petritegi insertando la mecanización de las instalaciones de elaboración y embotellado de la sidra. Hay que tener en cuenta que en aquella época Josefa no pudo ser representante de la sidrería debido a su condición de mujer, aún siendo heredera y leal trabajadora de Petritegi. A Josefa y Pedro les sucedieron sus hijos Juan Luis y Jose Joaquín Otaño, siendo este último el responsable del gran cambio de Petritegi, ya que con él nació la visión empresarial e innovadora que nos caracteriza hoy en día. Joaquín Otaño sigue siendo el alma mater de Petritegi, aunque actualmente la dirección de la sidrería está compuesta por la 5ª generación de la familia.

Evolución vivida en Petritegi

Tercera generación de la familia Otaño de la sidrería Petritegi

Jokin Otaño, hijo de Joaquín, trabajó desde muy joven al lado de su padre. Tomó las riendas del negocio en el año 2005, apostando por la profesionalización de la sidrería pero siempre manteniendo la esencia de la tradición. Desgraciadamente Jokin falleció en el año 2009 a los 39 años de edad, pero su proyecto ha seguido adelante gracias a su hermana Ainara Otaño, que cogió el testigo y supo ganarse el respeto en un sector mayoritariamente masculino. Ainara ha llevado a cabo nuevos y apasionantes proyectos en los que conjuga tradición e innovación: difusión de la historia y la cultura sidrera de Petritegi a través de diferentes actividades, elaboración y comercialización de sidra EuskoLabel y de otros productos como zumo de manzana, apertura del mercado de Petritegi al exterior (principalmente EEUU), etc. Para ello cuenta con la ayuda de un equipo en el que conviven 3 generaciones de la familia Otaño, donde ya empiezan a despuntar algunos miembros de la 6ª y por ahora última generación, como son los dos hijos de Jokin Otaño.

Dónde se bebe sidra Petritegi